mayo 6, 2021

Defensa hizo justicia en Brasil y ganó el trofeo por penales

Compartir en:

Defensa y Justicia derrotó 2-1 a Palmeiras en los 90, emparejó la serie tras caer por el mismo resultado en Florencio Varela y se consagró desde los doce pasos.

Con un polémico arbitraje de Leodán González, que cobró dos penales para Palmeiras a instancias del VAR, Defensa y Justicia igualó la serie en Brasil al imponerse 2-1 para luego ganar por 4-3 desde los doce pasos para consagrase campeón de la Recopa Sudamericana y alcanzar el segundo título internacional de su historia.

Raphael Veiga abrió la cuenta para el Verdao, en tanto que Braian Romero y Marcelo Benítez equilibraron la llave. En la definición de tiro castigo, Luis Adriano y Werverton fallaron sus disparos, permitiendo así que el Halcón gane el primer trofeo con Sebastián Beccacece como entrenador.

Defensa asumió el protagonismo desde el comienzo del partido, demostró ser un equipo superior desde lo colectivo y fue fiel a la impronta que lo llevó a ser el campeón de la Copa Sudamericana. Pero enfrente tuvo a un rival que con poco le alcanzaba porque, a pesar de la supremacía de los de Florencio Varela, Palmeiras hizo valer su solidez defensiva y su peligrosidad en el ataque con la amenaza constante de Rony.

Con la intención de equilibrar la serie sin dejar reaccionar a los brasileños, el Halcón fue a la carga desde los vestuarios y a los cuatro minutos de partido ya había arrinconado dos veces a los locales aprovechando la destacada figura de Braian Romero dentro del área.

Luego de un lapso de dominio de pelota, con algunas desatenciones en el fondo incluidas, la visita llegó por primera vez con claridad al arco de Weverton a los 15 del primer tiempo, cuando Francisco Pizzini capturó un rebote del arquero en el área chica y remató a quemarropa pero su disparo fue impreciso y se perdió.

Sin embargo, las pocas cartas que el Verdão ofrecía sobre la mesa le bastaron para ponerse en ventaja a los 20 minutos. Uno de los responsables de ese primer gol fue el defensor del equipo argentino Fernando Meza, quien le cometió penal a Rony que luego el árbitro cobró bajo la aprobación del VAR. El encargado de ampliar el global fue Raphael Veiga con un derechazo que se coló en el palo derecho de Unsain.

De todas maneras, el elenco de Beccacece no bajó los brazos y sostuvo su rendimiento, lo cual lo llevó a encender las luces de la esperanza a los 29 tras una construcción desde la banda derecha, que continuó con un centro atrás de Pizzini dentro de la zona de peligro y finalizó con tiro al fondo de la red de Braian Romero.

Antes del cierre de la primera mitad, Marcelo Benítez dio una premisa y tuvo la chance de revertir el resultado e igualar la llave con un bombazo desde la medialuna del área, pero Weverton sacó el guante a puro reflejo para desviar el balón al tiro de esquina.

En el complemento los varelenses continuaron con el dominio y llegaron al arco tempranamente, porque a los seis minutos Romero quedó de frente al objetivo, aunque el golero carioca lo anticipó en el mano a mano. Todo era oscuro en el Palmeiras que, como si fuera poco, a los 67 sufrió la expulsión del uruguayo Matías Viña.

Pero como Defensa es el Defensa de los sueños, cuando el cotejo moría y los brasileños acariciaban el trofeo, el «Chelo» Benítez sacó un zurdazo mágico de media distancia al cuarto minuto de adición que explotó las redes y puso el 2-1 para forzar el tiempo extra.

La polémica de la noche se desató en el inicio del suplementario, porque apenas dos minutos habían transcurrido cuando Leodán González volvió a cobrar un penal a instancias del VAR para Palmeiras por una falta del arquero varelense que luego derivó en la expulsión de Romero por la queja.

De todas maneras, el flojo disparo de Gustavo Gómez y la buena respuesta de Unsain hicieron que el tiro desde los doce pasos no tenga incidencia en el resultado.

Con las condiciones numéricas igualadas y la serie empatada, el campeón de la Copa Libertadores y el ganador de la Copa Sudamericana fueron a los penales en el Estadio Nacional Mané Garrincha de Brasilia.

Los remates fallidos de Luis Adriano y Weverton, le permitieron a Defensa y Justicia levantar el trofeo en tierras brasileñas, hacer historia nuevamente, ganar el primer título de la mano de Beccacece y el segundo internacional en su rica, corta y gloriosa historia.