mayo 9, 2021

Gianni Infantino amenaza a los clubes que crearon la Superliga europea

Compartir en:

El presidente de la FIFA ratificó su apoyo a la UEFA y aseguró: «Si algunos eligen seguir su propio camino debemos dejarlos ir con consecuencias por su elección, son responsables de ella».

Es una batalla sin precedentes. La creación de la Superliga europea por parte de 12 equipos poderosos del Viejo Continente abrió un conflicto que puede cambiar el mapa del fútbol. En la vereda de enfrente, los principales opositores son la FIFA y la UEFA, que desde que se anunció el nuevo torneo abrieron fuego con sanciones y amenazas para tratar de disuadir a los clubes que motorizan el certamen y a los futbolistas que juegan en ellos.

Durante el Congreso Ordinario que se realizó en Montreaux, Suiza, Gianni Infantino, el presidente de la FIFA, volvió a mostrar su rechazo al certamen y ratificó el apoyo a la UEFA.

«Si algunos eligen seguir su propio camino debemos dejarlos ir con consecuencias por su elección, son responsables de ella. Estarán adentro o afuera, que cada uno lo piense antes de tomar una decisión», dijo el mandatario.

En ese sentido, el dirigente explicó que «la FIFA es una organización construida sobre valores del deporte y solo puede desaprobar firmemente la creación de la Superliga, que es una tienda cerrada y una ruptura con las instituciones actuales, con las ligas, con las asociaciones, y con la UEFA». Y afirmó: «Déjenme mostrar el total apoyo de la FIFA al fútbol europeo y a la UEFA».

En las últimas horas, el presidente de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin, confirmó la postura de sancionar con la exclusión de las competencias de selecciones a los jugadores que participen de la nueva Superliga europea. «Los jugadores de los clubes que disputen la Superliga no podrán participar con sus selecciones, ni en Mundiales ni Eurocopas», sentenció el dirigente, tras anunciar el nuevo formato de juego que tendrá la Champions League en 2024.

Sin embargo, durante el Congreso, Ceferin dejó abierta la puerta para la reflexión y dejó en claro que aguarda que no prospere el proyecto de la Superliga.

Además, los gobiernos de Francia, Reino Unido, Italia y Unión Europea también rechazaron la Superliga, mientras el resto del continente observa y analiza un hecho inédito que puede generar un quiebre en el mapa futbolístico