mayo 9, 2021

Las claves para entender el conflicto que desató la creación de la Superliga europea

Compartir en:

El fútbol europeo vive horas calientes tras el anuncio del nuevo torneo, motorizado por 12 clubes «poderosos» del Viejo Continente. Fuego cruzado entre las instituciones con la FIFA y la UEFA, que amenazan con sanciones. Qué será de la Champions League y en qué puede afectar el conflicto a la Selección Argentina.

Superliga: qué es y quiénes la crearon

Foto: Reuters

El pasado domingo, 12 de los clubes más poderoso de Europa anunciaron la creación de la Superliga, un torneo por fuera de la estructura de la UEFA. Ellos son: Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Inter, Milan, Juventus, Liverpool, Manchester City, Manchester United, Arsenal, Chelsea y Tottenham.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, es el titular del nuevo certamen y explicó los motivos de la creación del proyecto: «Cuando no se tienen más ingresos que los de la televisión, la única manera de rentabilizarlos es haciendo partidos más competitivos y con más atractivo entre los grandes clubes. A esa conclusión llegamos y creemos que si en vez de hacer entre semana la Champions League organizamos una Superliga entre los grandes de Europa, seríamos capaces de paliar los ingresos que se perdieron por la pandemia de coronavirus».

¿Cómo se jugará la Superliga?

En total participarán 20 clubes: además de los 15 Fundadores, habrá otros cinco equipos que se clasificarán anualmente sobre la base del rendimiento de la temporada anterior.

Todos los partidos se jugarán entre semana, al tiempo que los clubes seguirán compitiendo en las ligas de sus respectivos países.

Habrá dos grupos de diez equipos cada uno, que jugarán partidos de ida y vuelta. Los tres primeros de cada zona se clasificarán a los cuartos de final, mientras que los equipos que terminen en cuarta y quinta posición, jugarán un Play off adicional a doble partido. Luego, se disputarán llaves de ida y vuelta hasta llegar a la final, que definirá al campeón en un partido único en una sede neutral.

La puja económica en el centro de la escena

Foto: Reuters

Según el comunicado en el que se anunció la creación de la Superliga, los Clubes Fundadores «recibirán un pago de una sola vez de 3.500 millones de euros dedicado únicamente a acometer planes de inversión en infraestructuras y compensar el impacto de la pandemia del COVID». Además, el banco JP Morgan, originario de Estados Unidos, confirmó que financiará el nuevo torneo.

Estas señales invitan a pensar en que los ingresos que recibirán los clubes serán mayores a los que obtienen por participar de las competiciones que organiza la UEFA, como la Champions League, la Europa League y la Supercopa de Europa.

Contraataque de la FIFA y la UEFA: amenazas y sanciones

Foto: crédito FIFA

La FIFA y la UEFA salieron rápidamente a mostrar su rechazo contra la Superliga. El ente madre que rige el fútbol mundial la calificó como «separatsita», mientras que el organismo europeo fue más duro y aseguró que trabajará para «detener este cínico proyecto».

En ese contexto, la UEFA manifestó que impondrá fuertes sanciones a los clubes «rebeldes» y a los futbolistas que juegan en ellos: «Los clubes afectados no podrán participar en ninguna otra competición a nivel nacional, europeo o mundial, y sus jugadores podrían verse privados de la oportunidad de representar a sus selecciones nacionales».

Opiniones

Con el correr de las horas, algunos futbolistas, entrenadores, incluso clubes, empezaron a dar su punto de vista sobre la Superliga.

  • Mesut Ozil: «Los niños crecen soñando con ganar la Copa del Mundo y la Liga de Campeones, no una Superliga. El placer de los grandes juegos es que solo ocurren una o dos veces al año, no todas las semanas. Realmente difícil de entender para todos los fanáticos del fútbol».
  • Pep Guardiola: «No es un deporte si no existe relación entre el esfuerzo y la recompensa. No es deporte si el éxito está asegurado o si no importa perder».
  • Marcelo Bielsa: «Siempre, en todos los ordenes, los poderosos le dan privilegio a sus intereses respecto del resto. Los grandes equipos se construyen también por la oposición del resto, pero como es normal que en búsqueda de intererses económicos pueden prescindir del resto, lo hacen. Esto de que los poderosos sean más ricos y el resto más débiles no le hace bien al fútbol».
  • Bayern Múnich, en palabras de su presidente, Herbert Hainer: «Nuestros socios y aficionados rechazan una Superliga. Como FC Bayern, nuestro deseo y nuestro objetivo es que los clubes europeos vivan esta maravillosa y emocionante competición de la Champions League y la desarrollen junto con la UEFA. El FC Bayern dice no a la Superliga».