mayo 9, 2021

Coronavirus: Argentina superó las 60 mil muertes

Compartir en:

Se reportaron 291 fallecidos y 25.932 nuevos casos de coronavirus en Argentina. Las terapias en el AMBA tienen una ocupación del 75,4%.

Otras 291 personas murieron y 25.932 resultaron contagiadas de coronavirus en las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que la cantidad de fallecidos desde que comenzó la pandemia superó los 60.000 casos.

En la provincia de Buenos Aires se reportan casos 12.884, mientras que en la Ciudad de Buenos Aires se confirmaron 2.489 infectados.

Córdoba tuvo un pico de 2357 casos y Santa Fe tuvo 1.941 contagios en las últimas 24 horas.

Con las cifras oficiales informadas, el número total de fallecidos por coronavirus en Argentina se elevó a 60.083 y el total de infectados desde el inicio de la pandemia llegaron a los 2.769.552 según el Ministerio de Salud.

De los infectados, 2.424.675 son pacientes recuperados de coronavirus y 284.794 casos confirmados activos.

El Ministerio de Salud indicó que son 4.492 los internados en unidades de terapia intensiva (UTI), con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 65.5% en el país y del 75.4% en la Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA).

Por su parte, fueron realizados en Argentina 101.313 testeos y desde el inicio del brote de coronavirus se realizaron 1.0421.935 pruebas diagnósticas.

Monitor Público de Vacunación

Según el Monitor Público de Vacunación, el registro online del Ministerio de Salud que muestra en tiempo real el operativo de inmunización en todo el territorio argentino, hasta esta la mañana de este miércoles ya son 8.932.600 las vacunas distribuidas.

Mientras que se aplicaron 6.550.568, de ese total 5.722.607 personas recibieron la primera dosis y 827.961 ambas.

Los estudios de la vacuna Sputnik V, desarrollada por el Centro de Investigación Gamaleya de Rusia, demostraron reducir la probabilidad de enfermedad sintomática en un 91% y cercana al 100% en formas graves, hospitalización y mortalidad.

La vacuna utiliza dos vectores diferentes (uno en cada dosis), lo que proporciona una inmunidad más duradera que las que utilizan el mismo mecanismo de administración para ambas inoculaciones.