mayo 6, 2021

Oxímetros: qué son, para qué sirven y cómo pueden salvarnos

Compartir en:

Los oxímetros son los aparatos más útiles en la práctica clínica y la pandemia de coronavirus le ha permitido ganar el centro de la escena a nivel hogareño.

La pandemia de coronavirus le ha permitido ganar el centro de la escena a un elemento que sirve para medir la saturación de oxígeno en sangre: los oxímetros.Se trata de un dispositivo pequeño que parece una especie de horquilla o broche para la ropa de tamaño «extra-large» que se coloca en el dedo y en unos segundos se encienden unas luces con números que indican el nivel de oxígeno en el cuerpo y el ritmo cardiaco.

Los oxímetros son de venta libre un las farmacias y los hay desde 3.000 hasta 5.000 pesos según su calidad o procedencia.

La dificultad para respirar es uno de los síntomas que se pueden asociar con la presencia de Covid-19 en nuestro organismo, por lo que tenes estos aparatos en casa puede ser de gran ayuda para saber si debo concurrir de manera inmediata a un centro de asistencia médica ante una eventual «disnea» o «hipoxia».

Pero, ¿los oxímetros son realmente eficaces? ¿Es correcto monitorearse uno mismo? ¿En qué circunstancias podría ser útil su uso? Y sobre todo, ¿cuáles son las recomendaciones a tener en cuenta para evitar lecturas erróneas?

El primer paso a tener en cuenta a la hora de utilizar un oxímetro es conocer cuál es su saturación habitual. Personas con patologías crónicas como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) pueden mostras valores muy por debajo de los que registra una personasin afección alguna. Entonces, será a partir de ese valor basal desde el que habrá que considerar una hipotética disminución de la saturación del oxígeno.

Otro aspecto es que la medición deberá efectuarse mediante el dedo medio o índice, preferentemente con las uñas cortas y sin ningún tipo de esmalte. Asismismo, es importante tomarse unos minutos de descanso previo a la colocación del oxímetro. Una vez puesto el aparato en el dedo y estabilizada la lectura, se deberá tomar el valor más alto como resultado.

Si bien siempre es importante consultar previamente al personal de la salud, una persona sana y sin patologías crónicas que generen una insuficiencia respiratoria persistente debería tener una saturación entre 95 y 98%.

En tanto, mientras que aquellos valores inferiores al 96% deberán ser consultados con un médico, una saturación menor al 92% debería ser un motivo claro para acercarse hasta una guardia.

En ningún caso se recomienda la utilización de aplicaciones de celulares para este tipo de mediciones. Y puede ser una buena práctica replicar la medición en varios miembros de la familia para contrastar resultados y verificar el correcto funcionamiento del dispositivo, sobre todo cuando dispara valores bajos.

¿Cómo utilizar un oxímetro?
Verificar que tenga pilas.
Encenderlo.
Evitar tener las uñas pintadas, con algún tipo de lesion u hongo.
Evitar que el dedo esté húmedo o sudoroso.
Leer bien las instruciones de uso.
Hacer la medición «en reposo, sentado o acostado, para una medición fiable».
No moverse durante la medición.
Conocer qué significan cada uno de los datos que aparecen.
La onda de pulso que debe ser regular en todo momento para que la medición sea la correcta.