mayo 6, 2021

La inversión real creció casi 50% en marzo

Compartir en:

Según el Centro de Estudios Económicos Orlando Ferreres, acumula en el primer trimestre del año un crecimiento de 20,9%.

La inversión real creció un 49,1% anual en marzo, medido en términos de volumen físico (descontando el efecto precios). De esta forma, acumula en el primer trimestre del año un crecimiento de 20,9%. En la medición en dólares, se observa una inversión de u$s5.349 millones. Los datos se desprenden de la Inversión Bruta Interna Mensual (IBIM) del Centro de Estudios Económicos Orlando Ferreres.

En relación al segmento de maquinaria y equipos, la inversión en equipo durable de producción observó durante marzo un crecimiento de 50,5% respecto del mismo mes del año pasado, anotando así la mayor variación interanual para el sector en la última década. Por origen, los equipos nacionales mostraron un avance de 20,1%, mientras que la inversión en los equipos importados mostró una extraordinaria suba de 90,3%. En el acumulado del primer trimestre, el sector muestra un avance de 26,7%.

Por su parte, la inversión en el sector de la construcción mostró en marzo una expansión de 47,8% respecto del mismo mes del año anterior, mostrando un importante salto respecto de los avances de un dígito de los últimos cuatro meses. De esta manera, la inversión en construcción acumula una suba de 15,7% en los primeros tres meses del año.

«Durante marzo se conjugaron la bajísima base de comparación del año pasado con el proceso actual de reposición y acumulación de stocks, derivado del inestable contexto inflacionario y el atraso cambiario», destaca el informe, y agrega: «así, tanto el sector de la construcción como la inversión en maquinaria, particularmente la de origen importado, registraron un fuerte salto en la medición interanual».

Según Ferreres, «para encontrar una variación anual de superior magnitud hay que remontarse al año 2004. Respecto a las perspectivas para el año en curso, esperamos que la inversión siga mostrando variaciones elevadas mientras los efectos negativos de la pandemia no lleven a un cierre como el del año pasado».

Por último, la consultora puntualiza: «aún así, entendemos que las actuales decisiones de compra de los agentes se explican en buena medida como resguardo de valor frente a un panorama incierto, por lo que los niveles de inversión pueden presentar un comportamiento más volátil de acuerdo al contexto macroeconómico».