junio 15, 2021

Alberto Fernández: «No estoy conforme con la vacunación, pero nos va mejor que al resto»

Compartir en:

El presidente se pronunció al respecto de las negociaciones con el laboratorio Pfizer, al tiempo que se mostró confiado en que las últimas restricciones impuestas permitan “ordenar al sistema sanitario”. 

En un contexto marcado por el ritmo de llegada de vacunas, así como por el peor momento de la pandemia en el país, el presidente Alberto Fernández marcó sus sensaciones frente al estado de situación actual y sus perspectivas a futuro.

Al respecto, el mandatario partió por señalar que «en unos días vamos a ver los resultados» de la actual etapa de aislamiento y estimó que confía en que «van a bajar los contagios y se va a ordenar el sistema sanitario».

En este sentido, resaltó que si bien desde la administración pueden «poner más camas de terapia intensiva” el problema es la necesidad de “más médicos que las atiendan», al explicar la problemática de las unidades de terapia intensiva durante la pandemia de coronavirus.

En el marco de una entrevista en la Quinta de Olivos con Pedro Rosemblat, Fernández destacó que «están llegando vacunas, se aceleró la llegada y se va a acelerar en los próximos días»: «No estoy conforme con la vacunación, pero nos va mejor que al resto», aseveró.

Fernández dijo que «tenemos mucha gente para vacunar y aún así hemos logrado avanzar, pero lo que más preocupa es que esta segunda ola ataca de manera más virulenta».

«El problema se evita evitando el contagio; en el vagón de un subte, un tren o un colectivo es muy fácil contagiarse», advirtió, y aseguró que «esto que ocurre acá es lo que me dicen» líderes europeos, como Antonio Costa (Portugal) o Ángela Merkel (Alemania), que «tienen los mismos problemas»,

«Siempre miro a Europa para saber lo que nos pasa; lo que nos está pasando ocurrió en Europa hace dos o tres meses, y ahora llegó la segunda ola con mucha virulencia», detalló al respecto.

Consultado sobre las medidas de restricción en la circulación, planteó que «algunos me acompañaron, otros menos, pero cuando el problema siguió creciendo les dije ¿se acuerdan de lo que dije en marzo y lo que dije después?».

«Esto es muy loco, ahora me piden confinamiento» tras oponerse a la cuarentena, añadió, y sostuvo que «hizo falta todo esto para que tomen conciencia de la gravedad del problema».

En último término se pronunció al respecto del conflicto con el laboratorio Pfizer: «¿Por qué dicen que no la quiero comprar? Sucede que las condiciones me ponían en una situación muy violenta de exigencias y comprometía al país. Dije que ‘esto no lo puedo firmar porque me están pidiendo cosas desmedidas», reiteró.

Pero aclaró que «la negociación con Pfizer nunca se interrumpió» y advirtió que la empresa «cumplió en parte (de los países) e incumplió en muchos» otros con los que había sellado contratos: «Es un delirio decir que no quisimos comprar (a Pfizer) por razones ideológicas», cerró el presidente.