julio 26, 2021

CÓMO INICIAR UNA BUENA PLANIFICACIÓN DE EMPRENDIMIENTO

Compartir en:

En primer lugar debemos realizar un buen análisis para aclarar la visión y fijar buenos objetivos.

En la medida que conocemos la meta, resultará mucho más fácil tomar decisiones y saber dónde enfocar la atención, a la vez que podremos ser flexibles a la hora de modificar las acciones para lograr los objetivos.

Para ello debemos preguntarnos:

¿Cuál es el sueño, proyecto? ¿Cómo será cuando esté realizado?

¿Cuáles son los tres beneficios más grandes que obtendríamos cuando el proyecto ya sea realidad?

¿Cuáles son los beneficios más grandes que obtendrán los clientes cuando el proyecto ya sea realidad?

¿Dónde nos encontramos hoy?

Para poder diseñar objetivos claros que nos lleven a concretar nuestro proyecto o idea, debemos identificar:

La necesidad o el problema que vamos a resolver a cierto nicho de mercado.

Delinear acciones concretas y viables que ejecuten nuestro plan.

Especificar plazo determinado para concretarlo.

Determinar con qué recursos contamos hoy y con cuáles no, y saber quiénes pueden ayudarnos.

Analizar el contexto, ¿cómo influirá en las personas que nos rodean?

Reunir evidencia de cada paso para ver el avance y saber si se cumple con los objetivos planificados.

En segundo lugar, sintetizar la información en objetivos claros, con una redacción de conceptos positivos y que estén alineados con las áreas mental, física, espiritual, emocional y económica.

En tercer lugar, es fundamental pedir a una persona (preferentemente profesional o bien del entorno de confianza) a ser constantes y que pueda evaluar sincera y objetivamente el desempeño.

En síntesis, para iniciar una buena planificación para dar inicio a un emprendimiento es necesario aclarar el punto de partida actual y perfilar los objetivos a cumplir. Convertir las necesidades para lograrlas en acciones concretas y establecer objetivos reales a cumplir en un plazo determinado.

Gabriela Ramírez

Coach & Consultora de Empresas