septiembre 26, 2021

Cómo gestionar nuestro tiempo de manera efectiva

Compartir en:

Muchas veces nos sentimos desbordados, y allí nos detenemos a preguntarnos ¿cómo lograremos cumplir con todo?

Constantemente nuestro día a día va cambiando, en donde se nos agregan y modifican ítems a cumplir.  Por eso resulta fundamental desarrollar los hábitos adecuados que nos permitan generar un espacio para aquello que queremos hacer y, además, hacerlo bien. Si tomamos esta posibilidad y la explotamos, los hábitos y estrategias que creemos van a facilitar nuestro camino, sea lo que sea que necesitemos hacer. Existe una habilidad que podemos aprovechar para mejorar: el ser “unitasking” (hacer una cosa a la vez).

Generalmente nos caracterizamos por ser “multitasking”, la tendencia de estar haciendo cien cosas a la vez. Básicamente no frenamos un minuto. Realmente no es efectivo vivir con la cabeza divida en muchas tareas todo el tiempo. Pensar en tantos temas permanentemente nos lleva a manejar de forma ineficiente el tiempo, tener cierta dificultad para poner prioridades y tener tanta energía encima que cuesta canalizarla en una actividad puntual.

Multitasking y unitasking son dos maneras complementarias de mirar y afrontar las situaciones.

La mirada multitasking es sistémica, nos permite comprender todo lo que sucede en nuestra vida: familia, estudios, trabajo, etc.

La perspectiva unitasking, por su parte, nos permite avanzar en el día a día, aprovechando al máximo nuestro potencial en cada cosa que hacemos. Así, mejoramos nuestra organización y optimizamos nuestra dedicación.

Algunos tips  para gestionar nuestro tiempo de manera efectiva:

PARTir SIEMPRE DESDE nuestra MIRADA MULTITASKING

Revisar nuestros objetivos a mediano y largo plazo, o nuestra visión de lo que queremos para el futuro. Ampliar nuestra visión. Tomar desde allí lo importante.

ORGANIZar nuestras PRIORIDADES

Lo ideal es que planifiquemos contemplando los siguientes meses. Lo fundamental es que lo hagamos teniendo en cuenta lo que es importante para nosotros y nuestra visión. Es muy útil armar un calendario donde podamos ver el panorama claro. Tomar todos los elementos que tengamos a nuestro alcance para prever situaciones a las que nos podemos enfrentar. Con todo esto en mente, elegimos lo más importante y nos organizamos para poder cubrir todas las posibles situaciones complicadas.

BAJAR LA VELOCIDAD

No por estar haciendo mil cosas a la vez o acelerar el paso, vamos a cumplir más rápido nuestros objetivos. Muchas veces el secreto está en bajar la velocidad y avanzar mejor, yendo despacio.

Con lo importante presente y con las prioridades claras, vamos paso a paso, sin apurarnos y manteniendo el foco en lo que nos propusimos.

FOCALIZAR EN LO QUE ESTAMOS HACIENDO

Ya estamos organizados y tenemos claras nuestras prioridades con respecto a nuestros objetivos o actividades.

Ahora sí, es cuestión de ser unitasking. Seguir nuestra planificación como un paso a paso: cada actividad en su momento, enfocarnos y poner todas nuestras energías en lo que estamos haciendo con la tranquilidad de que estamos organizados y tenemos contemplados momentos para cada una de las cosas que más nos importan y queremos cumplir.

Teniendo un orden, evitando distracciones innecesarias y manteniendo el enfoque, mejoraremos notablemente nuestro rendimiento y gestionaremos de manera efectiva nuestro tiempo.