agosto 15, 2022

Ex conejita PlayBoy revela detalles de su vida en la mansión

Compartir en:

La ex conejita PlayBoy Jenna Bentley, quien vivió allí desde los 18 años, reveló algunos detalles de la famosa mansión.

Desde los años 70, la mansión PlayBoy se convirtió en una de las más famosas del mundo gracias a las lujosas fiestas que realizaba Hugh Hefner, dueño de la construcción y fundador de la revista para adultos.

Sin embargo, muchos detalles de la vida de Hefner -quien murió en 2017 a los 91 años – junto a las ‘conejitas’ aún se desconocen.

En ese sentido, Jenna Bentley, quien llegó a la mansión en 2007 cuando tenía 18 años, contó algunas de las experiencias que vivió mientras residía allí, así como también explicó ciertas reglas que las ‘conejitas’ debían cumplir.

La mujer de 32 años dijo, en entrevista con ‘JamPress’, que la mansión «era una casa de juegos Barbie de la vida real», pues contaba con cines, animales, camas elásticas, estilistas, entre otros lujos.

Además, habló sobre las ‘alocadas’ fiestas que se vivían en la casa, en las que asistían una gran cantidad de celebridades. De hecho, la modelo recordó una fiesta en la que asistieron Angelina Jolie, Tommy Lee, Pamela Anderson y Dennis Rodman.

“Nunca habrá nada igual a sus fiestas. Quiero decir, la gente piensa que eran salvajes, pero eran más salvajes de lo que puedes imaginar (…) Vi a muchas celebridades tener sexo allí», dijo Bentley.

A pesar de las fiestas y los lujos, la modelo contó que no todo era ‘color de rosa’, pues las ‘conejitas’ debían cumplir estrictas reglas mientras vivieran junto a Hefner. Una de ellas era que no podían tener novios, ya que «incluso conocer chicos era una razón para la expulsión inmediata».

Cabe resaltar que Bentley mencionó que tuvo que firmar un acuerdo de confidencialidad «muy, muy, muy férreo», por lo que no puede revelar muchos detalles de su vida en la mansión.

Por último, la modelo afirmó que, aunque no todo fue perfecto, está muy agradecida con Hefner, quien, según ella, «tenía un corazón gigante» y solía ser «agradable y amable con todos. Siempre hacía todo lo posible para que todos se sintieran cómodos».