agosto 15, 2022

El G-7 le compite a la Ruta de la seda

Los líderes del G-7 posaron ayer para la tradicional foto en el castillo de Elmau.

Compartir en:

Destinará 600 mil millones de dólares para obras en todo el mundo.

Elmau (AP, EFE y ANSA) -Desde el imponente castillo de Elmau, en Alemania, los líderes del G7 mandaron varios mensajes al Kremlin -«seguimos unidos, Vladimir Putin espera que alguien en el G-7 y la OTAN se separe, pero no ha sucedido y no sucederá» y habrá más sanciones, como prohibir la importación de oro ruso y ponerle un precio tope al petróleo y al gas-, pero también le «habló» a China, ya que lanzó un megaplan por 600 mil millones de dólares de aquí a 2027 para financiar «revolucionarios» proyectos de infraestructura en todo el mundo y así competirle a la Ruta de la seda que impulsa Pekín,­

De ese monto, Estados Unidos aportará 200 mil millones, destinados a «cerrar la brecha de infraestructura en los países en desarrollo, fortalecer la economía global y cadenas de suministro, y promover nuestra seguridad nacional».­

«Cuando las democracias -palito al coloso asiático- se unen, no hay nada que no puedan lograr», destacó el Jefe de la Casa Blanca, Joe Biden, quien reveló que una de las primeras iniciativas contempla tender un cable submarino de fibra óptica de 17.000 kilómetros que conecte Europa Occidental con Asia y proporcione conexión de alta velocidad desde Singapur a Francia, pasando por Egipto y el Cuerno de Africa. ­

­

CONTRA PUTIN­

­Con el foco puesto es ver cómo garantizar los suministros de combustible (a menor precio) y combatir la inflación, los mandatarios de las naciones más poderosas del planeta discuten fijar valores máximos al crudo y al gas.­

Pero además figura en la agenda continuar golpeando las arcas de Moscú, en este caso con un golpe demoledor, dado que EE.UU., Gran Bretaña, Japón y Canadá adelantaron que no comprarán más oro ruso, un activo crucial para el Banco Central del país invasor, que produce casi el 10 por ciento de este metal precioso a nivel global y representa su segunda mayor exportación detrás de la energía.­

Respecto al devenir de la guerra en Ucrania, el premier inglés exhortó a los restantes dignatarios a no caer en la «fatiga» y le advirtió al presidente francés, Emmanuel Macron, que «no es momento» para «cualquier intento» de una solución negociada porque implicaría el riesgo de prolongar la «inestabilidad mundial».­