octubre 5, 2022

La Fed aumentó la tasa a 3,25% y confirmó su política alcista­

El titular de la Fed, Jerome Powell, reconoció que la suba de tasas tendrá un impacto negativo sobre la actividad económica.

Compartir en:

Washington (EFE) – La Reserva Federal de los Estados Unidos confirmó que seguirá la dirección iniciada hace seis meses de incrementar las tasas de interés hasta que la inflación esté controlada, tras anunciar una nueva suba de 0,75 puntos, la quinta desde marzo.

«Anticipamos que serán adecuados más aumentos de tipos en el futuro», dijo en una rueda de prensa el presidente de la Fed, Jerome Powell, unos minutos después del anuncio de esta suba, la tercera consecutiva de tres cuartos de punto.

El banco central estadounidense cumplió las expectativas de los economistas y la tasa de interés oficial de la mayor economía del mundo pasa a situarse en una horquilla de entre el 3 y el 3,25%, el nivel más alto en los últimos 14 años.

«Con la acción de hoy, hemos elevado las tasas de interés en tres puntos porcentuales este año y, en algún momento, a medida que las políticas monetarias se endurezcan aún más, será adecuado reducir el ritmo de los aumentos», agregó Powell.

La decisión ha sido tomada por los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed -formado por los siete miembros de la Junta de Gobernadores, el presidente de la Reserva de Nueva York y otros cuatro presidentes regionales que se van rotando cada año- tras una reunión de dos días.

Powell se mantiene así en su postura defendida en las últimas semanas en distintos actos públicos en los que ha insistido en la necesidad de continuar con una política monetaria restrictiva para bajar los precios y evitar que los ciudadanos acaben acostumbrándose a la alta inflación, que en agosto se situó en el 8,3%.

­EL RUMBO­

Junto a la suba de los tipos de interés la Fed reveló sus previsiones económicas, que contemplan una tasa de interés del 4,4% para finales de 2022, un punto por encima de lo estimado en junio. Para finales de 2023 prevé que las tasas suban ligeramente, hasta el 4,6%, para después bajar al 2,9% a finales de 2025.

Estas estimaciones no representan una hoja de ruta, explicó Powell, ya que las decisiones del banco central dependerán de la evolución de la economía y de los efectos que la vuelta a una política monetaria más restrictiva tengan sobre la inflación.

Según los expertos, el conocido como «terminal rate», la tasa de interés máxima hasta la que la Fed estaría dispuesta a llegar, está todavía lejos de alcanzar su techo y nunca llegará hasta que los precios empiecen a bajar. «Si la inflación se mantiene tan alta como hasta ahora, definitivamente veremos más aumentos de tasas hasta bien entrado 2023», dijo el economista Ken Kuttner, profesor del Williams College. Los efectos de las subas de los tipos de interés, precisó, tardan «algún tiempo en verse», por lo menos «seis meses».

En opinión de Charles W. Calomiris, profesor del Columbia Business School, la Fed debería subir los tipos hasta que la tasa de interés real (la ajustada por el efecto de la inflación) sea positiva, algo que «no traerá buenas noticias económicas para el corto plazo», pero que es «lo más inteligente» y «lo correcto para una perspectiva a mediano y largo plazo».

Powell admitió que la Fed sabe que los aumentos de tipos probablemente causarán «un período de crecimiento económico por debajo de la tendencia», y que las condiciones del mercado laboral, extremadamente robusto desde que comenzó la recuperación pospandemia, seguramente empeorarán.