junio 23, 2024

Vicentin: quedó firme la homologación del concurso de acreedores

Planta de Vicentin en la ciudad de San Lorenzo.

Compartir en:

La agroexportadora tendría de ahora en más el camino allanado para comenzar a cumplir con el plan de pago presentado ante la justicia. El juez Lorenzini deberá primero pedir el levantamiento de cautelares.

La Cámara de Apelación en lo Civil, Comercial y laboral de la Cuarta Circunscripción Judicial de Reconquista, provincia de Santa Fe, rechazó un planteo de la firma Commodities SA y de esta manera quedó firme la homologación del concurso de acreedores de Vicentin, la empresa agroexportadora que entró en default en 2019 con deudas por más de u$s1.500 millones.

A partir de ahora en más se espera que el juez del concurso, Fabián Lorenzini, pida el levantamiento de las cautelares penales, interpuestas por diversos damnificados, que actualmente están inhibiendo los bienes de Vicentin.

De esta manera, luego de sortear este paso muy importante, la compañía estaría en condiciones de comenzar a pagar a sus acreedores, dentro del plan de pagos que presentó ante la justicia.

La compañía de capitales nacionales, que antes de su millonario default era líder nacional en el segmento de crushing de soja, presentó un plan de pago a 12 años con la figura de fideicomiso mediante el cual terminaría devolviendo alrededor del 30% de sus acreencias.

Este plan pudo avanzar porque la empresa sumó como interesados estratégicos para quedarse con el 95% de la compañía a la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Bunge y Viterra. Este grupo de empresas, a cambio de quedarse con el control de la empresa, sólo un 5% seguiría en manos de la de los actuales accionistas, ofrecieron para los acreedores una suma total aproximada de u$s462 millones.

Lo cierto que a partir de esta propuesta de pago, Commodities SA, acreedor con deudas por cobrar superiores a los u$s60 millones, apeló la decisión y la caracterizó como «inconstitucional», algo que finalmente la Cámara de Apelación acaba de rechazar.